Ex Procurador del Paciente dice que ASES responde más a los intereses económicos que a los del pueblo

San Juan, Puerto Rico – El ex Procurador del Paciente y presidente del Instituto de Investigación Clínico del Colegio de Médicos de Puerto Rico, Dr. Carlos R. Díaz Vélez, sostuvo hoy que la crisis en la que se encuentra la Reforma de Salud, en gran medida de debe a que la Administración de Seguros de Salud (ASES) ¬-institución del gobierno que contrata a las aseguradoras- se ha convertido en “aliada de intereses privados” más que en la salud del pueblo.

“La falta de sinceridad, transparencia y credibilidad de funcionarios del gobierno hacia nuestro pueblo es intolerable, imperdonable y reprochable. El gobierno le da la espalda a los pacientes, a los médicos y todos los servidores de salud por garantizarle el ingreso económico a las aseguradoras. Se pone en jaque los servicios de salud por no buscar el financiamiento en otras agencias del gobierno que no son prioritarias o que duplican servicios que ya no son necesario para la realidad del Puerto Rico de hoy como el Fondo del Seguro del Estado y la ACAA”, dijo Díaz Vélez, quien es legislador municipal en San Juan al recomendar que el gobierno debe, con carácter urgente, renegociar con las aseguradoras el costo por paciente, reduciendo de un 10 a un 15% lo que se les paga.

Las declaraciones de Díaz Vélez se producen justo cuando la llamada Reforma de Salud se encuentra sumida en una profunda incertidumbre y crisis económica, en búsqueda de fondos para su financiación.

A renglón seguido el ex Procurador del Paciente dijo que tener dividida la Isla en áreas en las que se contratan diferentes aseguradoras causa desorden, desorganización y mayores costos ya que cada aseguradora tiene que pagar a sus ejecutivos, personal y aumenta la burocracia que interrumpe y atrasa la prestación de los servicios de salud.

“En las últimas semanas hemos visto al Director de ASES buscando debajo de las piedras entre $150 y $200 millones para completar el financiamiento de la Reforma porque no se le aprobó esta cantidad en el presupuesto. Esta situación demuestra la poca prioridad y seriedad que tienen los políticos por la salud de nuestro pueblo. Como médico con más de 20 años en la práctica y de trabajar en posiciones gubernamentales en el área de la salud, me da bochorno e indignación que se esté poniendo la salud en esta situación, cuando en el gobierno hay un despilfarro masivo de dinero en otras cosas que no tienen la mínima prioridad para la gente. Es de mentes mediocres, pobres o corruptas de muchos políticos, que hoy gobiernan el país permitir que cosas como estas ocurran. Recientemente vimos en los titulares de los medios que el grupo de Reestructuración Económica del Gobierno recomienda la reducción del presupuesto al sector de la salud. En ese grupo no hay médicos o salubristas, solo administradores tomando decisiones por la salud de nuestra gente. De nuevo queda claro que la salud no es prioridad para nuestros gobernantes porque ven la salud como un gasto más y no como una inversión para el futuro”, aseveró.

Díaz Vélez recordó que cuando fue miembro nombrado por el Gobernador en 2009 a la Comisión para la Evaluación de los Servicios de Salud, “recomendamos la eliminación de la ACAA y el Fondo Del Seguro del Estado, porque solamente el gasto administrativo es de más de $250.00 millones y la razón de haber sido creadas en un principio se justificaba pero ahora, con los modelos de salud que tenemos, no hay necesidad de continuar con estas agencias que duplican muchos servicios que otros proveen y que estos gastos administrativos pueden ser asignados a servicios de la Reforma y a ASES”.

El cardiólogo opinó que “se brega y se juega con la salud de nuestro pueblo de la forma más irresponsable e insultante poniendo como prioridad los intereses económicos de uno pocos y dejando a los pacientes sufriendo por unos servicios médicos limitados, mediocres y sujetos al costo que afecte el bolsillo de los vividores económicos que administran la salud de nuestra gente. No tengo dudas que la intención original de la Reforma de Salud y la famosa Tarjeta de Salud en 1993 fue buena, pero el concepto se prostituyó y se ha convertido en un modelo de salud desorganizado, demasiado burocrático, complejo, fragmentado y sumamente costoso, que se le ha ido de las manos al gobierno y cuyo control total del sistema radica en las aseguradoras contratadas”.

En su opinión, Puerto Rico tuvo uno de los mejores modelos de salud pública desarrollado por el Dr. Guillermo Arbona, uno que muchos países usaron de modelo. “Por una mala administración de este modelo de servicios de salud y por la llegada del concepto de la llamada industria de la salud en el que la salud se convirtió más que un derecho en un concepto dependiente de las fuerzas del mercado y los grandes intereses de Wall Street, nuestro sistema de salud se ha convertido en un balón de poder político para unos y de poder económico para otros, sin importarles las serias consecuencias salubristas, sociales y económicas del futuro del país”, argumentó.

“Tener buena salud es lo más prioritario a lo que todo ser humano aspira. No importan los sacrificios, gastos o tiempo invertido, ser saludable es lo más importante que todo ser humano desea. Los gobiernos tienen como prioridad dar acceso a servicios médicos de calidad y lograr que la sociedad logre los mejores estándares de salud, porque una sociedad saludable es una sociedad productiva para lograr el progreso económico y desarrollo en todas las áreas del que hacer ciudadano. El pueblo está cansado de estudios, comités, comisiones… Es hora de dejar de decir que estamos ‘bregando’, ya la gente no quiere palabras, la gente quiere acción y resultados”, concluyó.