¿Trastorno de atención o de procesamiento auditivo?

San Juan, Puerto Rico – Para muchos niños cada día de clases es una experiencia de supervivencia y frustración. En el salón de clases tienen la sensación de que se habla un idioma que no entienden, que todo el mundo hace ruidos que los distraen, que el maestro habla muy rápido y no hay forma de entenderlo y que, por más que lo intentan, no logran dominar la destreza de lectura.

Ante este cuadro, una batería de pruebas es requerida por muchas escuelas para determinar qué ocasiona las dificultades de estos niños; muchos de ellos recibirán el diagnóstico de trastorno de atención y serán medicados para aumentar la misma. Sin embargo, aunque algunos estarán más concentrados o más quietos, las dificultades para comprender al maestro y para dominar la lectura o retener material (memoria) aún persistirán. La explicación a esta interrogante es cada día más clara, según lo reflejan diversas investigaciones, las cuales señalan a la presencia de un trastorno de procesamiento auditivo coexistiendo con los problemas para atender o déficit de atención.

Un procesamiento auditivo deficiente es uno de los problemas más comunes en nuestros niños escolares y causa muchas de las dificultades para ejecutar adecuadamente en un salón de clases.

¿Qué es un trastorno de procesamiento auditivo? Es la dificultad que tiene el cerebro para reconocer, analizar o interpretar la información auditiva que recibe del oído.

¿Qué causa un trastorno de procesamiento auditivo? Aún no se sabe con certeza que lo causa, pero sí que es común en los niños con trastornos de atención, dislexia, autismo y desórdenes de procesamiento sensorial.

¿Cuáles son los síntomas? Los síntomas de un problema de procesamiento auditivo son múltiples, pero los más frecuentes son los siguientes:

  • Les cuesta trabajo seguir las instrucciones orales, especialmente aquellas que contienen muchos pasos.
  • Preguntan frecuentemente ¿qué? y requieren que se les repita el mensaje.
  • Tienen dificultad para recordar los detalles de lo que fue leído o escuchado.
  • Generalmente tienen dificultades para contar historias.
  • Presentan dificultad para atender selectivamente a un estímulo auditivo, ignorando los otros que pueden competir con el principal.
  • Dificultad para enfocar y mantener la atención en un estímulo auditivo por tiempo prolongado.
  • Dificultad para almacenar información en su memoria y recuperarla cuando la necesiten.
  • Sensibilidad auditiva alterada, o son muy sensitivos a los ruidos, o a veces actúan como si fueran sordos.
  • Dificultades con las destrezas de lecto escritura debido a que los pre requisitos principales para leer son auditivos: la conciencia fonológica y la conceptualización auditiva de los fonemas.
  • Dificultad con la discriminación auditiva, por lo cual confunden sonidos, dificultad que puede afectar su articulación, la lectura, la escritura y/o los dictados.
  • Dificultad para escuchar y tomar notas a la misma vez.
  • Vocabulario pobre.
  • Dificultad para identificar la dirección y fuente de un sonido.
  • Dificultad en seguir una conversación, lo cual empeora si hablan varias personas a la vez o si el ritmo al hablar es rápido.
  • Tendencia a la intolerancia, a la irritabilidad, a la frustración, a la falta de motivación en la escuela.
  • Pueden llegar a detestar la escuela.
  • Al final del día, cuando llegan a casa a estudiar, están sumamente fatigados por el esfuerzo del día.

¿El trastorno de atención causa problemas de procesamiento auditivo a viceversa? Hasta ahora las investigaciones indican que generalmente ambos diagnósticos coexisten en el mismo individuo, pero no hay datos que indiquen si uno causa el otro, sino que son dos diagnósticos diferentes actuando en un mismo individuo.

¿Hay algún tratamiento para estos niños? Desde el punto de vista médico solo se utilizan drogas o medicamentos para aumentar el lapso de atención, sin embargo, esto no resuelve el problema con el procesamiento auditivo. La terapia auditiva es lo recomendable para estos niños. La misma estimula neurosensorialmente al cerebro a través del oído utilizando sonidos filtrados por medio de una tecnología sofisticada. Un aumento en el procesamiento auditivo en los niños con trastorno de atención puede hacer una diferencia significativa en su ejecución escolar, en su desempeño social y en su salud emocional.

  • La autora de este artículo,  Nellie Torres de Carella, es patóloga del habla y lenguaje y directora del Instituto Fonemi de Puerto Rico. El Instituto Fonemi de Puerto Rico es una institución terapéutico-educativa que utiliza los programas modalidades y técnicas de terapia más efectivas, como la terapia sensorial auditiva Tomatis, el programa Lindamood Bell, la terapia oral-motor, la terapia para apraxia del habla infantil y la de narrativa, para ayudar a niños y jóvenes con diversos desórdenes de desarrollo o diagnósticos a superar muchas de sus dificultades. Ha desarrollado un programa integrado e intensivo para niños con autismo, problemas de lectura y escritura, apraxia del habla infantil y para prescolares con implante coclear. Para información, llama al 787-774-1163 / 1164, o escribe al correo electrónico info@fonemipr.com. o entra al portal www.fonemipr.com.