Journey Estuvo Espectacular e Inolvidable en el Choliseo

This slideshow requires JavaScript.

El legendario grupo de rock, Journey, dejó claro anoche en el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot, porque es reconocida como una de las mejores ‘touring bands’ en la historia, al poner a vibrar al delirante público que se dio cita este pasado sábado.

El concierto dio inicio puntualmente a las 8:00 pm con el excantante de Foreigner, Lou Gramm, como acto de apertura. Al momento del inicio, el ‘Choliseo’ no se había llenado todavía a capacidad, y Gramm comenzó con el éxito ‘Double Vision’, del segundo álbum de Foreigner con el mismo título y que llegó a ser No. 2 en el 1978.

Continuó con otro éxito de Foreigner, ‘Feels Like the First Time’, antes de pasar a ‘Just Between You and Me’, uno de sus dos mayores éxitos como solista, del álbum ‘Long Hard Look’ en el 1989.

Procedío a seguir cantando éxitos de Foreigner, ‘Cold as Ice’ y ‘That Was Yesterday’ antes de proceder a informarles al público que iba a interpretar una canción que ‘a lo mejor han escuchado antes’ y luego se refiri’oa ella como el éxito No. 1 de Foreigner mundialmente, refiriéndose a ‘I Want to Know What Love Is’, con el cual puso a los fanáticos a interpretar con él a coro.

Continuó con ‘Urgent’, ‘Blue Morning, Blue Day’, y luego su mayor éxito como solista ’Midnight Blue’. El público seguía llenando el Choliseo poco a poco a medida que Gramm finalizaba su presentación con  Jukebox Hero’, la cual tuvo una gran ovación del público, y ‘Hot Blooded’ con la cual cerró a las 9:00 pm.

Gramm demostró que aún mantiene comando con su voz, pero su presencia escénica y la de su banda, carecía de la energía que a veces demandan los fanáticos en interpretaciones de música rock y no involucraba a los fanáticos que buscaban un poco de energía en el escenario.

Luego de 30 minutos de espera, llegó quien esperaban los fanáticos. Se apagaron las luces y comenzó Journey con el cantante Arnel Pineda entonando el coro inicial del éxito ‘Any Way You Want It’, el cual puso de inmediato en pie al público que instantáneamente sintió la energía de la banda.

Si la ovación y el delirio fue grande al comenzar, se puso más fuerte cuando los fanáticos continuaron de pie y cantando a coro con la agrupación el pesado y movido a su vez éxito ‘Separate Ways’,.No tuvieron tiempo de descanso cuando siguieron con ‘Be Good to Yourself, antes de bajar un poco la intensidad con el éxito ‘City of Hope’, que es del último álbum que grabó Journey en el 2011, ‘Eclipse’.

Luego de esto vino el que ha sido hasta el momento, ha sido el éxito de mayor alcance en los ‘Charts’ de la revista Billboard, cuando se alojó en la posición No. 2 durante seis semanas consecutivas y en el ranking en No.34 en el listado final del año 1982 de los Billboard Hot 100.

Al finalizar la misma, el público le dio otra ovación de pie a la banda, y salió bien, pues el próximo éxito interpretado lo fue ‘Only the Young’, del soundtrack de la película ‘Vision Quest’ en el 1985. Luego de ésta, el guitarrista Neal Schon deleitó al público con un solo de guitarra, en el cual exhibió sus dotes de virtuoso poniendo una variedad de estilos en el mismo.

Luego vinieron, ‘Stone in Love’ y la balada ‘Lights’, la cual hace referencia a la ciudad de origen de la banda, San Francisco. Al finalizarla, el bajista Ross Valory, quien al igual que Schon es uno de los miebros originales de Journey, se dirigió al público y dijo que “una de las intenciones de este Tour era traerles éxitos que no necesariamente habían escuchado anteriormente”.  A lo cual añadió que “la próxima canción es del álbum ‘Escape’ y se la dedico a la memoria de mi madre, May Valory”.

La canción a la que se referería era ‘Mother, Father’, a la cual le hicieron una emotiva interpretación. El tecladista Jonathan Cain, tomó el micrófono antes de la próxima canción, e hizo referencia a que cuando le dijeron que iba a estar en Journey, el pensó que iba a ser ‘cool’ trabajar con el guitarrista Schon, quien había dado sus inicios con la popular banda Santana, la cual mezcla el rock con los ritmos latinos.

El resultado fue una canción titulada ‘La Raza del Sol’, la cual Cain dijo que entendían era apropiada para una isla latina como la nuestra, y esa fue la próxima pieza que interpretaron, inciada con el baterista Deen Castronovo liderando la misma. Al finalizarla, Cain comenzó un ‘solo’ en el piano, el cual resultó ser un ‘medley’ de varios cortos de éxitos entre los cuales se encontraban ‘Send Her My Love’, ‘When You Love a Woman’ y ‘I’ll Be Alright Without You’.

‘Who’s Crying Now’ fue el éxito al que llevó  ese ‘segway’ en el piano por parte de Cain. Le siguió después ‘Escape, ‘La Do Da’ y ‘Wheel in the Sky’, antes de la cual, Schon hizo un intro con un solo en su guitarra en el cual utilizó efectos de los pedales de su guitarra.

Cain tomó el micrófono nuevamente y mientras comienza a tocar el piano, hace la historia de cómo en el 1982, el escribió una canción de los retos y dificultades de ser un hombre casado mientras se está en tour con una banda de rock. Y puntualizó “esa canción del álbum ‘Frontiers’ tomovo vida propia”.

El público inmediatamente sabía que se refería a la poderosa balada ‘Faithfully’ y se puso de pie para interpretar a viva voz junto al grupo el éxito que llegó hasta la posición No. 12 en los ‘charts de Billboard’ en el 1983.

Los fanáticos no tuvieron que sentarse, pues la próxima canción fue el super éxito ‘Don’t Stop Believing’, la cual en el 2009 se convirtió en el mayor éxito en iTunes para una canción no siendo publicada en el siglo 21.

Con esto, Journey terminó su presentación, pero luego volvió para un ‘encore’, en el cual interpretó el éxito ‘Lovin, Touchin, Squeezin’ y con éste finalizó el concierto alrededor de las 11:10 pm.

Journey estuvo espectacular para sus fanáticos que se dieron cita a llenar el Choliseo a tres-cuartas partes, siendo la parte alta la única que no estaba accesible para la venta. El periodo pico de la banda fue del 1981-83, por lo que la mayoría de los presentes estaban sobre los 40 años, pero dio gusto ver que también atrajo fanáticos del nuevo milenio.

El show de luces estuvo a un alto nivel, pero el sonido a veces, estuvo muy alto y en algunas ocasiones en poco tolerable. Pero aun así, los fanáticos se pudieron trasladar en el tiempo, a través de las memorias que esos éxitos dejaron en ellos, y deleitarse de una presentación clase aparte, por una banda para la historia.

 

%d bloggers like this: